lunes, 31 de marzo de 2008

La mujer de la lágrima. Una introduccion

Este es el segundo paso de anatomía poética , antes estuvo “El aire. Fotografías del alma”, primer performance de este recorrido. En mi desorden he preferido abrir este cuaderno de trabajo con la pieza que tengo entre manos, dejando para más tarde lo que fue el primer performance presentado en Barcelona dentro del Ciclo Cárnicos y que marcó el principio de esta andadura.

“La mujer de la lágrima” es fruto del encuentro que la realizadora de cine Sylvia Calle y yo hemos tenido con las colecciones anatómicas en Francia. Hemos trabajado durante dos semanas en París, Lyon y Arras, donde hemos visto esculturas de cera anatómicas y donde yo pude estudiar en la Biblioteca de Historia de la Medicina de la Universidad de medicina René Descartes de París. El resultado de esta primera inmersión en el mundo de la anatomía antigua son “7 piezas macabras” siete miniaturas cinematográficas que ha construido Sylvia a través de lo que allí vimos y recogimos. A estas siete miniaturas me dispongo, ahora ,a responder con “7 danzas macabras” que se mostrarán en la biblioteca del Instituto Cervantes de París el día 10 de abril.

“La mujer de la lágrima” sería algo así como un cuento anatómico, construido en 14 párrafos. Un cuento macabro y melancólico, melancólico ya que las imágenes de la anatomía antigua, nos hablan de la melancolía que nos produce nuestra fragilidad, de la melancolía que nos produce el ser de la carne. Macabro ya que anduvimos rodeadas de imágenes de cuerpos que, con apariencias de vida, nos recordaban a la muerte.

El título de esta pieza se lo debemos a una escultura de cera anatómica del Siglo XVIII que filmamos en el Museo del Hombre de París. Dicha pieza representa a una mujer a la que le falta la mitad de la cara y que llora con su único ojo, es la metáfora perfecta de dicha melancolía.