jueves, 28 de octubre de 2010

Sin título 2

“La mirada hacia sí mismo no es nunca una mirada neutra, sino que en ella se hace patente no sólo la apetencia del ser, sino su aceptación”. Elogio de la infelicidad de Emilio Lledó