lunes, 5 de abril de 2010

Cicatrices


Los óvulos rompen la pared del ovario para ser fecundados, cada óvulo, una cicatriz. También dejan como huella el abultamiento (cuerpo amarillo) del habitáculo en el que se formaron.

Me parece brutal que la función de un órgano deba de producirse rompiendo el mismo órgano. Así el ovario conforme va cumpliendo su tarea en la edad fértil se va cubriendo de cicatrices. Es brutal y es hermoso también, cada óvulo expulsado es una huella.

Cristóbal me recuerda un texto de Alain que dice así:
“El recuerdo comienza con la cicatriz. La huella del suceso no se conserva porque los tejidos sean destruidos por una espina o por la hoja de una navaja. Conviene tenerlo presente, los recuerdos se fijan por reconstrucción”. Ensayos sobre la educación.

Dice la leyenda de la figura 1 de la ilustración: ovario de una mujer que se suicidó hacia el final de la menstruación, con folículos en diversos estados de maduración.