domingo, 11 de enero de 2009

Un razonamiento de perogrullo

Los músculos flexores de los brazos acercan las cosas a nosotros y los músculos extensores las alejan.
Es un razonamiento de perogrullo, pero que está siendo fundamental en este estudio del movimiento. Cada músculo adapta su forma a las funciones que cumple, y la función de cada músculo va desvelando la naturaleza de los actos que produce. Así, en los ensayos, vamos pensando en los actos de nuestro cuerpo de una manera muscular, esquemática y desnuda. Este proceso de ir del músculo al acto no tiene nada de aséptico, ni de distante, su pulso es el de la carne, el de los movimientos de la sangre, y el de un montón de cosas que pasan dentro de nuestros músculos, pero que somos incapaces de sentir.